Balance de un gobierno que supo reorientar sus políticas frente a la pandemia

June 26, 2020

Balance de un gobierno que supo reorientar sus políticas frente a la pandemia

Irene García valora la trayectoria del ejecutivo provincial al cumplirse el primer aniversario de su constitución

Nueve meses de gestión ordinaria, conforme a un programa de gobierno; y tres meses de soluciones de emergencia frente a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19. Las claves de ese año, el primero del mandato corporativo 2019-2023, han sido desgranadas por la presidenta de la Diputación de Cádiz, Irene García, quien ha estado acompañada por los vicepresidentes de la institución provincial, José María Román y Mario Fernández. Un balance expuesto en la víspera del aniversario de una investidura que se celebró el 27 de junio de 2019. La titular de la corporación provincial ha iniciado su resumen recordando a los 168 vecinos de la provincia de Cádiz que han fallecido como consecuencia del coronavirus, así como los 1.364 curados que personifican “una razón para la esperanza” y el agradecimiento a los profesionales de la sanidad pública andaluza.

Creación de empleo, promoción de políticas sociales, asistencia a municipios y fomento de la igualdad fueron señas de identidad en el discurso de investidura pronunciado hace un año y que se incluyeron en el programa del ejecutivo provincial. Las políticas de igualdad ganaron peso en el organigrama de Diputación, al quedar adscrita a un área de gobierno; tras el verano de 2019 se aprobó un nuevo Plan Invierte que, con 22 millones de euros de presupuesto, duplicaba la cuantía de su última edición; el servicio de Memoria Histórica financiaba la búsqueda de represaliados en fosas de Benamahoma, Jimena, San Fernando y Jerez; se desarrollaba un programa de renovación de flotas municipales con vehículos eléctricos; se fortalecía la promoción turística de la provincia de Cádiz en los principales mercados emisores, con una oferta muy diversificada; se reactivaba la construcción de la residencia de mayores de La Línea; se recuperaba la promoción de viviendas públicas; y se expresaba una respuesta institucional de defensa de infraestructuras esenciales como el aeropuerto de Jerez, o de sectores agroalimentarios de relevancia económica y social como el olivar de montaña.

“Todo desde un gobierno consolidado que aporta estabilidad a la provincia”, ha indicado Irene García, “y que asume decisiones acertadas, con unidad y complicidad, también durante la pandemia”.

2020 nacía con una edición de FITUR que permitía dar a conocer los mejores datos alcanzados por la industria turística de la provincia de Cádiz. Más de ocho millones de pernoctaciones y casi 2,8 millones de viajeros alojados en 2019 avalaban la pujanza de un destino turístico de calidad. Diputación, para el nuevo 2020, había aprobado un presupuesto de 278 millones de euros, que incrementaban los créditos del ejercicio anterior en 18,5 millones de euros. Un ejercicio que se había liquidado con un superávit de 23,5 millones de euros y un remanente de tesorería para gastos generales de 44,2 millones. En diciembre de 2019 Diputación acreditaba un periodo medio de pago a proveedores de 19 días.

En febrero de 2020 Diputación confirma nuevos instrumentos para la formación cualificada, la creación de empleo y la renovación de servicios públicos: el Dipuforma, con una cobertura de 12,4 millones de euros, y la sexta edición del Plan de Cooperación Local, que incorpora otros 4,4 millones.  “Un plan (en referencia al PCL) que ahora muchos ven como algo ordinario pero que no existía antes de 2015”, ha recordado Irene García. Los municipios de la provincia de Cádiz no sólo reciben inversiones con cargo a dichas iniciativas; los ayuntamientos también se benefician de la gestión tributaria solventada por el Servicio Provincial de Recaudación y que, en 2019, sumó 429 millones de euros en ingresos (un 25% más que en el año 2015). Un saldo que, de facto, reporta liquidez a los más de 40 municipios que encomiendan a Diputación la gestión de sus impuestos.

Desde el punto de vista institucional, en este mandato se celebró un homenaje a los representantes públicos que han presidido la Diputación de Cádiz desde la recuperación de la democracia. Y días antes de la declaración del estado de alarma se había anunciado la propuesta de personas y entidades candidatas a la Medalla de la Provincia.

Llegó la pandemia y cambiaron las prioridades. Los resultados de la gestión económica de los años precedentes –con el superávit de 2019 como exponente- sumada a la reprogramación del presupuesto en vigor para atender las emergencias han permitido movilizar más de 26 millones de euros. Ese montante se desglosa en varios programas que aportan liquidez a los ayuntamientos y les permitirán compensar parte del gasto asumido en su acción pública frente al COVID-19: un inicial plan de ayudas sociales extraordinarias (de 1,2 millones de euros) para las localidades de menor población; el acuerdo marco sobre el programa DipuActiva que, en tres años, invertirá 6,2 millones de euros; un plan de empleo extraordinario de 10,5 millones de euros para todos los municipios de la provincia; la recuperación de actuaciones del Plan Provincial de Obras y Servicios, por un importe que supera los seis millones de euros; y el plan Invierte Social Post Covid, con tres millones de euros, son las principales referencias de esta agrupación de recursos.

La intervención de Diputación, tras la declaración del estado de alarma, también se ha materializado en la adquisición de equipos de protección para ayuntamientos, servicios sociales comunitarios, personal de ayuda a domicilio o de residencias de mayores; el refuerzo de personal; dos campañas de desinfección en 40 localidades; la flexibilización de los plazos de obligaciones tributarias; la distribución de 2.000 routers wi-fi para colectivos vulnerables de zonas rurales; la promoción turística de la provincia en nuevas campañas específicas; el fomento del comercio de proximidad; o la promoción de los creadores culturales a través del programa Cultura desde casa.

Ese despliegue se ha llevado a cabo “gracias al esfuerzo de la plantilla de la Diputación de Cádiz”, según ha destacado Irene García para valorar la implicación del colectivo de profesionales de la institución provincial, desde los servicios esenciales o a través del teletrabajo.

La presidenta de Diputación también ha valorado la dedicación de los alcaldes y alcaldesas de la provincia de Cádiz, y al conjunto de los ayuntamientos, cuyo papel como instituciones más cercanas al vecino se revaloriza en las actuales circunstancias. Irene García no olvidó en su exposición su agradecimiento al Gobierno de España “por la tupida red de protección social” que ha tejido a través de decisiones como los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, o la aprobación del Ingreso Mínimo Vital. En contraposición, fue crítica con el papel ejercido por la Junta de Andalucía, a la que reprochó ser esquiva con sus responsabilidades, sumir muchas decisiones en el “caos organizativo” o “vender presuntos planes nuevos que no lo son –en referencia a la iniciativa AIRE- y que comprometen a los ayuntamientos en una cofinanciación imposible en las peores circunstancias”.

Vídeo: Un año de gobierno

Imagen Diario:

Audio:

Audio de Irene García