Es el primero que pone en marcha en los edificios de su titularidad. Junto a la adquisición de una furgoneta eléctrica, evitará la emisión de 22.500 kilogramos de CO2