El cambio de pequeñas costumbres pueden ser de gran beneficio para el planeta