Ir al contenido ↓

Cultura

Cultura

Fortuny. Colección Vida Muñoz

Castillo de Guzmán el Bueno (Tarifa)
Del 15 de junio al 31 de julio de 2018 

CabeceraFortuny

La colección fortunyana Vida Muñoz

La colección que han formado Manuel Vida y Carmen Muñoz  resulta excepcional en varios sentidos. En primer lugar, por la calidad de las obras reunidas. No es habitual que dos profesionales de la medicina (ejercen ambos en Almería) hayan formado, siguiendo su propio gusto, un conjunto tan amplio y valioso.

Es cierto que en aquella noble disciplina el aprecio de la cultura y del  arte ha estado muy arraigado pero la actividad coleccionista de Vida y Muñoz essobresaliente y casi única en ese contexto. En segundo término, frente a la orientación hacia el arte contemporáneo común Catálogo Fortuny Exposición Vida Muñoz Tarifa_67en el coleccionismo reciente, sus elecciones han privilegiado la pintura española del siglo XIX que, en los últimos años, no ha suscitado el interés prioritario de la mayoría de los compradores. Esa navegación a contra corriente ha rendido, al cabo, un resultado excelente. En tercer lugar, la dedicación casi monográfica de su esfuerzo hacia un solo pintor resulta excepcional. Frente al uso, tan extendido, de formar colecciones en las que se trata de conseguir obras de un conjunto de artistas, siempre los mismos, que el mercado ha valorado, este otro modelo de coleccionismo resulta más arduo, pues requiere conocimiento y tino. Sin embargo, reporta un fruto más valioso pues en lugar de colecciones intercambiables esa concentración permite conseguir una colección única, acceder a obras singulares o inéditas, y contribuir, de un modo significativo, al panorama del conocimiento del arte. Esto es así, especialmente, si el objeto de la elección tiene relevancia y calidad. Esto ocurre, en efecto, en el caso de Mariano Fortuny y Marsal (1838-1874) el artista español más completo entre Goya y Picasso. Tras un triunfo internacional en vida para el que existirían muy pocos precedentes en la historia de la pintura española, en su variada fortuna crítica no ha dejado de influir el inmenso número de obras falsas o mal atribuidas que ha perjudicado enormemente su valoración. Entre esas obras algunas otras, auténticas, han aparecido tanto en el mercado español como en el extranjero. En este segundo caso otro mérito de Manuel Vida y de Carmen Muñoz ha sido la recuperación de obras que se hallaban fuera de España y que ahora aparecen, felizmente, reunidas en nuestro país.

La concentración en este creador, la tenacidad y el acierto mostrados en las adquisiciones han permitido mostrar la totalidad de su trayectoria, desde un Autorretrato de su temprana juventud hasta las últimas obras realizadas en Portici poco antes de su fallecimiento. Además, la atención dedicada a las diferentes disciplinas creativas cultivadas por Fortuny, con una variedad sin parangón entre los artistas españoles del siglo XIX, hace que pueda verse perfectamente su evolución en todos los campos de su creación. En primer lugar, en sus trabajos al óleo, entre los que hay ejemplos sobre lienzo, sobre tabla y sobre cartón, los tres soportes habitualmente cultivados por Fortuny. En segundo término, las acuarelas, técnica en la que no tuvo rival durante el periodo en que vivió, describen también el amplio arco de su completa trayectoria. Hay además dibujos, alguno de ellos de etapas poco conocidas. Excepcional relevancia tiene la sección de aguafuertes que cuenta no solo con la totalidad de las estampas cuyas láminas conserva la Calcografía Nacional, algunas de ellas con ejemplares de distintas ediciones y sobre diferentes tipos de papel, sino también con pruebas de estado y con alguna prueba de taller. El conjunto reunido, por ejemplo, en torno a la Guardia de la casba en Tetuán arroja una luz nueva sobre los procesos de creación de las obras de este excepcional acuafortista. Por último, los coleccionistas han estado atentos hacia aspectos de interés en relación con la iconografía de Fortuny, presente a través de ejemplares de sus dos retratos escultóricos más conocidos, el busto en bronce de Vincenzo Gemito y la máscara funeraria de Jerónimo Suñol, así como las memorabilia y, naturalmente, las publicaciones en torno a su obra. Han llegado, incluso, a reunir un pequeño conjunto de obras de artistas de su círculo como, además de los escultores citados, sus cuñados Raimundo y Ricardo de Madrazo, sus amigos Martín Rico, Jules Worms, Joaquín Agrasot y otros que permiten apreciar la influencia del artista en su círculo más próximo. Una de las obras, Vendedor al aire libre, incluso, deja ver la directa colaboración de Fortuny y de Raimundo de Madrazo en el mismo cuadro, según revelan tanto las firmas respectivas como el estudio detenido del cuadro.

Se ha configurado así un conjunto elocuente y vivo de obras que sin duda puede considerarse como la más importante y nutrida colección particular dedicada a Fortuny en el mundo. En ella las obras aparecen en buen estado de conservación puesto que, después de su adquisición, las que lo necesitaban han sido restauradas con gran competencia y respeto por las calidades originarias de la pintura por profesionales del mayor prestigio.

Javier Barón 


>> 
Descargar catálogo de la exposición (PDF, 102 Mb)
Edición y diseño catálogo: Fundación Provincial de Cultura


'Fortuny. Colección Vida Muñoz'
Castillo y Centro de Interpretación de Guzmán el Bueno (Tarifa)
Del 15 de junio al 31 de julio de 2018 

 

 

Agenda de Cultura

RSS

+ Todos los eventos de la agenda

Redes sociales